Muchos lo recordarán sin esfuerzo, aunque solamente basta con ver algún vídeo no tan antiguo de sus prestaciones en el filial del FC Barcelona o sus categorías inferiores. En ellas Álex Grimaldo brillaba como un lateral con gran proyección de futuro y ya muchos apuntaban a que sería el sucesor de Jordi Alba.

Sin embargo, en 2016 fue traspasado al Benfica a cambio de poco más de 1 M€. No ha sido un camino de rosas para el joven español, pero a sus 23 años se ha afincado ya como lateral titular en el cuadro lisboeta, donde suma 7 goles en 31 encuentros.

Pretendido por grandes equipos como el Atlético de Madrid, este carrilero que deslumbra en Portugal bien pudo haber tenido una carrera diferente de haber seguido en Can Barça. Quién sabe. El caso es que ahora la escuadra catalana busca suplente para Jordi Alba y misteriosamente no ha entrado en las quinielas todavía.

Es joven, está rindiendo a un gran nivel y cuenta con admiradores como el citado equipo colchonero o el Arsenal. Veremos dónde termina por jugar la temporada que viene pero es curioso que en el club azulgrana no se hayan planteado recuperarlo…