Autor de una más que notable temporada (50 partidos, 7 goles y 10 asistencias), el lateral zurdo Álex Grimaldo (23 años) ha sido vinculado durante las últimas semanas con conjuntos de la talla de Real Madrid, Juventus, Nápoles y, en especial, Atlético de Madrid. Los rojiblancos dan por hecho el adiós de Filipe Luis y creen que el valenciano sería un recambio de absolutas garantías.

Lógicamente, estos rumores han llegado ya a oídos de su escuadra, el Benfica. Aunque son un club tradicionalmente vendedor, los lisboetas no parecen decididos a facilitar la venta del carrilero y ya han dejado claro que, tal y como cuenta hoy el diario Record en su portada, su salida quedará supeditada al pago de una «oferta loca».

Ya que la actual cláusula de rescisión del zaguero asciende hasta los 60 M€ parce claro que tendrá que ser una propuesta que ronde esa cifra la que derribe la resistencia de una entidad que este verano tendrá que hacer un sensacional esfuerzo para evitar que su plantilla quede desmantelada con el adiós de jugadores como Joao Félix, Rúben Dias, Ferro o Jota.

Forjado en la cantera del FC Barcelona, Grimaldo aterrizó en el cuadro lisboeta en enero de 2016 y desde entonces ha mantenido una sensacional progresión que le ha permitido consolidarse como uno de los pilares del equipo encarnado y como uno de los laterales zurdos más completos y solventes del panorama continental.