Aunque su equipo aún sigue inmerso en la pelea por el título de Liga y debe disputar la final Copa del Rey, la directiva del FC Barcelona dedica ya una importante cantidad de su tiempo a la planificación del curso que viene. Los azulgranas han atravesado una temporada complicada y necesitan dar un nuevo impulso a una plantilla que ha acusado una evidente falta de fondo de armario en los momentos cruciales de la campaña.

En este sentido, la secretaría técnica ya ha ido poniendo sobre la mesa el nombre de una serie de jugadores que, por su buen rendimiento en los últimos meses, podrían resultar muy interesantes para el cuadro catalán de cara al futuro. Curiosamente, la mayoría de ellos militan en tres ligas tan aparentemente diferentes entre sí como la Bundesliga, la Ligue 1 y la Eredivisie.

Según Mundo Deportivo, del torneo germano surgen nombres como los de Joshua Kimmich y David Alaba (ambos del Bayern Múnich), Julian Weigl y Ousmane Dembélé (los dos del Borussia Dortmund), Serge Gnabry (Werder Bremen), Marcel Tisserand (FC Ingolstadt) o Sebastian Jung (Wolfsburgo); mientras que del galo emergen los de Jean Michaël Séri (Niza), Almany Touré y Djibril Sidibé (los dos del AS Mónaco) o los del gran anhelo de este campeonato, el centrocampista italiano Maco Verratti (París Saint-Germain).

En el caso de la competición holandesa, las miradas se han centrado en hasta cinco futbolistas que militan el Ajax de Ámsterdam: los zagueros Davinson Sánchez y Matthijs de Ligt; los centrocampistas Donny Van de Beek y Abdelhak Nouri y el extremo checo Václav Cerny.