El Real Madrid tiene por delante un reto sumamente complicado. Tras reclutar a Eden Hazard y Luka Jovic y dejar encarrilado el fichaje de Ferland Mendy se antoja ya indispensable que la entidad haga caja con la venta de aquellos futbolistas que no entran en los planes de Zinedine Zidane.

Según contó anoche la Cadena SER, los primeros en salir deberían ser el croata Mateo Kovacic y el colombiano James Rodríguez. El primero podría regresar al Chelsea, conjunto en el que ya estuvo cedido el pasado curso o poner rumbo al Inter de Milán; mientras que el segundo parece contar con serias opciones de aterrizar en el Nápoles.

También cantada parece la marcha del centrocampista Dani Ceballos, que busca un equipo que le dé minutos; el mediapunta Martin Odegaard, con ofertas de Ajax de Ámsterdam y Bayer Leverkusen, y el delantero Borja Mayoral, al que espera con los brazos abiertos la Real Sociedad. Aparentemente, los tres saldrán del club en calidad de cedidos, aunque tampoco convendría descartar una venta. A ellos se sumará, además, un Raúl de Tomás que se encuentra ya cerca de ser traspasado al Benfica.

Pero la lista de bajas podría no acabar aquí. Según añadió el periodista Mario Torrejón, los de Chamartín estudiarán ofertas por Lucas Vázquez, Isco, Marco Asensio y Gareth Bale, por lo que no sería extraño que el Real Madrid termine dando un buen lavado de cara a su plantilla durante el mercado estival.