Una vez cerrada la salida de Juanfran después de brillar durante varias temporadas en el lateral diestro rojiblanco el Atlético de Madrid no dudó en apostar por la incorporación de toda una pieza contrastada. Concretamente, se trata del internacional inglés Kieran Trippier (29 años), futbolista del Tottenham que aterrizó a cambio de 22 M€.

El gran damnificado de este fichaje fue el internacional colombiano Santiago Arias, fichaje de verano de 2018 después de una dura pugna con el Nápoles por su incorporación y que el curso pasado sumó 33 partidos oficiales (1 gol, 2 asistencias) pero que pese a la implicación mostrada no llegó a alcanzar el nivel sobresaliente que hubiera cabido esperar.

Así, el de Medellín (27 años) se enfrentaba a una campaña 2019-2020 complicada. Sin embargo, no se ha rendido. Pese a que hasta la fecha las oportunidades han brillado por su ausencia y únicamente ha tenido minutos en dos choques (ante el Real Mallorca en Liga y Lokomotiv de Moscú en Champions League) el jugador ha continuado poniendo toda la carne en el asador y afronta el futuro con optimismo.

Ahora, después de que Trippier haya estado ausente en el parón internacional para jugar ante la República Checa y Bulgaria, todo hace prever que el colombiano será de la partida en el envite ante el Valencia de mañana. No cabe duda que este choque supondrá una notable oportunidad para que el carrilero de un nuevo paso al frente.