Acabamos de salir del mercado de invierno pero ya es el momento en el que muchos clubes comienzan a pensar en el futuro planificando la siguiente temporada. Falta mucho todavía de esta campaña y están en juego los títulos más importantes, pero nadie quiere dejar nada a la improvisación porque el tiempo es crucial en este negocio.

Y en el caso del Atlético de Madrid parece cada vez más claro que habrá muchos movimientos en unos meses. Porque se dan casi por seguras salidas tan importantes como las de Diego Godín o Filipe Luis. Además el Bayern Múnich volverá casi con toda seguridad a por Lucas Hernández.

La del francés será según Marca la primera gran venta del verano, pero al combinado colchonero le hará falta sellar otra importante, con Diego Costa o Saúl como candidatos a ellas. El delantero tiene una gran oferta de China, mientras el centrocampista ya ha dejado patente su malestar por algunas decisiones del técnico o también la onerosa renovación de Antoine Griezmann.

Objetivos claros

Esa salida no agradaría a buena parte de la afición pero en el club no la descartan por necesidad. Y es que las dos prioridades están claras, pues con el delantero francés bien atado desde el pasado verano se quiere afrontar ahora las renovaciones de Diego Simeone y Jan Oblak, los otros dos pilares sobre los que sustentar el equipo.

Serán ampliaciones caras, de ahí que se quiera equilibrar el presupuesto. Y todo ello antes de acometer fichajes, algo necesario teniendo en cuenta las importantes salidas que como hemos dicho están previstas. Los defensas Álex Telles (Oporto) y Nicolás Tagliafico (Ajax de Amsterdam) ya están en la agenda.