Alessio Cerci fue fichado en 2014 por el Atlético de Madrid a cambio de 16 M€. Tras unos primeros meses en los que apenas jugó 9 partidos, fue cedido al AC Milan esa misma temporada. En la siguiente campaña estuvo a préstamo en el Génova, mientras el último verano el combinado colchonero no logró encontrarle acomodo.

El Bolonia se echó atrás y no firmó su fichaje cuando estaba todo acordado. Curiosamente, hace algunas semanas fue relacionado de nuevo con este equipo italiano. Ahora el extremo de 29 años tiene otra temporada más de contrato con el equipo de Diego Simeone, que apenas lo alineó en 2 partidos durante el último curso.

Claramente no entra en los planes del preparador argentino, que sin embargo podría contar con él si quisiera la campaña que viene, como recurso ante la imposibilidad de fichar que tiene ahora mismo la entidad madrileña. Un escenario que quizás no se ha contemplado por el hecho de que no tenga la confianza del entrenador, algo evidente.

Pero, ante la ausencia de rumores o pistas que nos hablen de su salida, que hacen indicar que no tiene por ahora pretendientes, se espera que inicie la pretemporada en el mes de julio. Quizás si se decide a apurar sus opciones, viendo que le queda una pequeña opción de convencer a su entrenador, su situación podría variar.