Desde que comenzó a especularse con el posible desembarco de Álvaro Morata en el Atlético de Madrid, los medios que siguen la actualidad del cuadro rojiblanco han dejado claro que para poder completar su fichaje, la entidad debía deshacerse previamente de un par de futbolistas.

De momento, el combinado colchonero ha logrado encarrilar la salida de Gelson Martins, extremo que se marchará cedido al AS Mónaco, pero aún no ha podido propiciar la del segundo hombre que pensaban sacrificar, el croata Nikola Kalinic. Aunque ha recibido varias propuestas (la última de, según Bild, el Schalke 04), el ariete sigue empeñado en hacer carrera en el club y no termina de dar el visto bueno a ninguna de ellas.

Consciente de ello, la directiva ha abierto una nueva vía. Según ha contado la Cadena Ser, si Kalinic no varía su postura, el Atlético sacrificará a otra de sus piezas, el carrilero zurdo Jonny. El gallego, que fue reclutado el pasado verano, actúa como cedido en el Wolverhampton inglés, un conjunto que, dado su buen rendimiento, estaría encantado de hacerse con sus servicios de forma definitiva.

Si finalmente escoge este camino, los madrileños se desharán de uno de los jugadores que aspiraba a heredar el puesto de Filipe Luis en un futuro no muy lejano y deberán seguir abonando el salario de un futbolista, Kalinic, que apenas gozaría de minutos en lo que resta de curso. Todo sea por poder fichar a Morata...