Hace apenas un par de días, una llamativa información del diario L’Equipe desvelaba que a la hora de apoyarse en un compañero, ni el brasileño Neymar ni el galo Kylian Mbappé valoraban al uruguayo Edinson Cavani (31 años) como primera opción. El rotativo explicaba que ambos futbolistas tendían siempre a buscarse entre sí antes que a enviar un pase al ex del Nápoles.

Aunque este aislamiento no ha evitado que el punta siga viendo puerta con asiduidad (acumula 6 goles en 8 partidos), lo cierto es que su situación dentro del equipo se ha complicado considerablemente, ya que a este palpable dato hay que sumar el hecho de que los que eran sus grandes apoyos en el vestuario, el vasco Yuri Berchiche, o los argentinos Giovani Lo Celso y Javier Pastore, hayan hecho las maletas durante el último mercado estival.

Lógicamente, su peculiar estado actual no ha pasado desapercibido. De hecho, ya hay quien piensa que si el panorama no cambia en los próximos meses, el atacante se planteará muy seriamente la posibilidad de poner fin a su relación con el París Saint-Germain antes de tiempo (su actual contrato se extiende hasta junio de 2020).

Si se da este caso, uno de los clubes que trataría de aprovechar la coyuntura sería el Atlético de Madrid. Según cuenta As, a favor de los rojiblancos jugaría el hecho de que en la actual plantilla figuran dos compatriotas, José María Giménez y Diego Godín, aunque es cierto que, tras no lograr un acuerdo este verano por el brasileño Filipe Luis, las relaciones entre los clubes no son las más fluidas.