Zinedine Zidane ha salido hoy a rueda de prensa, ya que mañana se reanuda la Liga tras el parón de selecciones de octubre. El entrenador del Real Madrid ha recibido muchas cuestiones sobre el estado físico de Gareth Bale y ha hablado por tanto largo y tendido acerca del galés, de quien le han preguntado si tendría que haberlo vendido en verano: «Hay que vivir el presente, no pienso en nada de eso».

A continuación ha explicado su dolencia: «Después de Dortmund sólo estaba cargado. El sábado él quiere probar y nota algo en el sóleo y ya está. Ha tenido dos cosas al final. Luego se va con Gales y se hace una resonancia y tiene una cosa. Ahora tenemos que estar con tranquilidad con él. Hay que tener paciencia. Está bien, cada día mejor, no puede jugar todavía, ha tenido dos cosas, una en Dortmund, que parecía sólo un poco cargado y luego se ha resentido de algo del sóleo. No te puedo decir cuándo, pero está mejor, no puedo decir que dentro de una semana o diez días y veremos. Él quiere volver cuanto antes y eso es bueno».

Por otro lado se ha referido al problema que tiene Dani Carvajal: «Vosotros sabéis lo que tiene Dani y con el corazón no podemos bromear. Hay que tener paciencia con lo que le ha pasado. Está bien, tranquilo y confía en quienes se ocupan de su recuperación. Le queremos al 100%, es una cuestión de días aún, puede ser una semana o dos todavía, pero lo importante es su salud».

También ha confirmado que Karim Benzema vuelve y se ha felicitado por poder recuperar a Marcelo, Keylor Navas y Theo Hernández próximamente: «Es un jugador que está a gusto con todos, es importante para nosotros y espero que mañana podamos verlo de nuevo, que estén los automatismos que ahí cuando juegan juntos Cristiano y Benzema».

Curiosamente también ha respondido a una pregunta sobre la situación de Cataluña, en la que no se ha mojado, pero sí lo ha hecho con respecto a la posibilidad de entrenar al FC Barcelona en el futuro: «Yo tengo el corazón blanco. De jugador era igual, después del Madrid me dijeron si quería jugar en otros sitios, y dije que no. Veremos, pero no».

Para terminar, ha hecho balance de los 100 partidos que cumplirá mañana al frente del primer equipo: «Se han jugado 100 partidos, esa es la diferencia. Estaba ilusionado cuando llegué y sigo estándolo. Es lo que nos mueve, las ganas que ponemos a cada partido y entrenamiento. Eso es lo que he ganado, esa experiencia de 100 partidos. Podemos decir que ya soy un entrenador confirmado, aunque vaya todo muy rápido».