«Partido muy difícil contra un rival que hace muchas cosas bien y vamos a tener que estar como mínimo igual de serios y concentrados para traernos cosas de allí y es a lo que aspiramos, tanto yo como los jugadores. Les veo con esas ganas de traernos los puntos para recortar. Este es un deporte que lo jugamos todos, no sólo los futbolistas, los entrenadores, los fisios… Todos están comprometidos para hacer funcionar esto para que nos vaya bien».

Así ve Santiago Solari, entrenador del Real Madrid, el partido de mañana en Balaídos, que marcará buena parte de su futuro profesional. El argentino ha comparecido este sábado en rueda de prensa, dejando algunos titulares significativos como cuando ha hablado de Gareth Bale.

«Me ha gustado en todas partes, tiene condiciones para jugar en la izquierda, arriba, de delantero centro, de mediapunta, y de lateral izquierdo empezó allí y la puede hacer perfectamente. Bale tiene que comerse el escenario cada vez que juega, igual que como ante el Viktoria Plzen», afirmó el preparador.

Nombres propios

Igualmente fue cuestionado por Isco, suplente en todos sus partidos: «Sabemos de la calidad de Isco y lo especial que es en su posición. Lo conocemos todos. Está entrenándose para ponerse a tope. Es cierto que salió de una operación delicada y no es fácil salir al cien por cien. Todos los que estamos dentro de un equipo de fútbol sabemos de lo que se trata el fútbol: entrenarse lo máximo posible para estar disponible. Un equipo lo componen 24 jugadores y luego salen 11. El rol del entrenador es hacer las alineaciones y los jugadores lo tienen claro. No sé cómo se lo tomó. ¿Has hablado con él? Supongo que con profesionalidad».

Otro nombre propio de la rueda de prensa ha sido Sergio Ramos, criticado por su codazo del pasado miércoles: «Nuestro capitán es un hombre valiente y honesto. Todos los que jugamos al fútbol sabemos que este es un deporte de contacto y son tíos de 80 o 90 kilos moviéndose a su máxima velocidad y esas situaciones. Nadie tiene la nariz más fracturada que Ramos, él sabe en carne propia lo que es este deporte. No hay mala intención, siempre se juega limpio. Este es un deporte de contacto».

Además ha hablado de Vinicius, Reguilón y Odriozola, a quienes ha dado más oportunidades y protagonismo: «No lo sé por qué no lo tenían. Hay lesiones, sanciones, niveles de rendimiento. Lo cierto es que los minutos de Odriozola y Reguilón han estado muy bien y no se ha notado esa juventud. Todos sabemos lo que significa el Bernabéu. No han notado el peso de la camiseta, lo han llevado bien y eso es una alegría. Mientras más competencia hay siempre es mejor para todos».

Vestuario y futuro

Para terminar se ha referido a su impresión en el vestuario en estas dos semanas: «Los vestuarios son siempre iguales. Están llenos de futbolistas y los futbolistas viven para una ilusión que es jugar y hacerlo lo mejor. Esa esencia no cambia nunca. Ese contacto con el juego y lo lúdico nunca cambia. Quieren divertirse y ganar y para eso hay que hacer muchas cosas. El nivel competitivo del equipo no lo voy a descubrir ahora».

Y por último no ha querido mojarse sobre su futuro o su condición de interino antes de que se tome la decisión sobre él: «Cada partido es definitivo, por muchas cosas. Sólo podemos ver mañana. Me enfoco en eso. Luego el trabajo a largo plazo no nos corresponde a nosotros».