Si en algún momento estuvo cerca de cambiar de aires fue para ir al Manchester City en 2016, pero Aymeric Laporte se lo pensó mejor. El francés decidió renovar su compromiso con el Athletic Club de Bilbao y ampliar su cláusula de rescisión, en una gran muestra de cariño al club de sus amores.

Es por eso desde entonces uno de los jugadores más queridos por la grada de San Mamés, algo que también se ha ganado gracias a su juego en el campo. Aunque la temporada pasada no fue la mejor, el galo sigue siendo un fijo para Cuco Ziganda como lo fue para Ernesto Valverde.

Ahora este jugador que solamente tiene 23 años es noticia porque según informa el Daily Star, en una información de la que se hace eco Bernabéu Digital, el Real Madrid lo quiere. No es la primera vez que lo siguen los merengues, que podrían pensar en él para ocupar la vacante que ha dejado Pepe.

Aunque ese hueco en principio se iba a cubrir con Jesús Vallejo (que no ha podido debutar por las lesiones en partido oficial), también tiene el conjunto merengue otro impedimento para ficharlo. Y es que el FC Barcelona lo quiere, de forma que la entidad catalana también lo quiere, por deseo expreso de Lionel Messi y obviamente de su entrenador.