Desde que Luca Toni se desvinculó del Al-Nasr de Dubái (13 partidos, 5 goles), numerosos equipos le han señalado como una opción idónea para reforzar su delantera. Es cierto que el futbolista ya tiene 35 años, pero es aún más evidente que quedan pocos goleadores de nivel que puedan aterrizar en un club sin coste alguno.

Entre los conjuntos que siguen los pasos del ariete transalpino ha despuntado en los últimos días el Málaga (ver artículo), pero una información de la web TuttoMercato señala que al menos otras dos escuadras de la Liga española, Levante y Deportivo de la Coruña, se han interesado en su contratación.

Por edad, el atacante encajaría perfectamente en los planteamientos granotas, ya que el club ha apostado en los últimos tiempos por futbolistas que se encuentran en la recta final de su carrera profesional. Eso sí, la llegada del italiano parece supeditada a la previa marcha de Arouna Koné, jugador que cuenta con una importante legión de admiradores.

Para el Depor, Toni representaría la oportunidad de reforzar una punta de ataque que ya ha sufrido la baja de Xisco y que aún podría ver como su potencial sigue disminuyendo con la marcha de Lassad.