Hace ya una semana que James Rodríguez se reivindicaba con su doblete en el Santiago Bernabéu ante el Sevilla y dejaba atrás el revuelo causado con sus declaraciones tras la final del Mundial de Clubes. En diciembre lanzó un órdago que finalmente no tuvo efecto, aunque estuvo más cerca de salir de lo que se pensaba.

«No puedo asegurar que vaya a seguir. Tengo ofertas y tengo siete días para pensar. Estoy feliz en Madrid, pero quiero jugar más. Tengo un punto de amargura por no haber jugado en la final», aseguraba en Japón el jugador. Sus palabras provocaron un aluvión de rumores con el Chelsea como principal destino posible.

Pues bien, los blues no solamente estuvieron interesados, sino que de acuerdo con el medio Confidencial Colombia también presentaron una importante oferta por él. De modo que hicieron que el centrocampista se lo pensara, meditase seriamente sobre la posibilidad de irse del club madridista.

Pero como explica el mismo medio, fue Cristiano Ronaldo el que convenció a su compañero para que siguiera en el club tras una conversación que ambos mantuvieron. Ambos clientes de Jorge Mendes, guardan una gran relación y por ello el luso fue determinante para que el cafetero siga al menos hasta verano.