El azar no quiso que Leo Messi (32 años) terminara vistiendo los colores del Real Madrid. El representante de jóvenes talentos Horacio Gaggioli, se encargó de llevar al jugador argentino en un pasado a realizar las pruebas a diferentes clubes. Fue en torno al año 2000, cuando no sabiá si instalarse en Barcelona o en Madrid para llevar a cabo la labor de dar a conocer al futuro Balón de Oro. Finalmente tomó la decisión de hacerlo en Barcelona, con la posterior intencion de hacer a Messi pasar las pruebas con el FC Barcelona.

De esta manera y según Mundo Deportivo, se dirigió a pedir las pruebas al Camp Nou. Tras aceptar llevar a cabo las pruebas en La Masia, Charly Rexach, ex futbolista y ex entrenador del FC Barcelona, subió a ver a los jugadores. La fortuna volvió a guiñar el ojo al Barcelona. Messi despertó de lleno el interés de Rexach y decidió atarlo al club. La antesala de lo que terminaría significando Leo para el club y para el fútbol. 19 años más tarde, daría la victoria a su equipo ante el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano para seguir disputando la Liga con el Real Madrid (ambos tiene 31 puntos). Esta semana, además, obtendrá su sexto Balón de Oro.

Nadie sabe qué habría pasado de aterrizar Horacio en Madrid y si Lorenzo Sanz y el Real Madrid habrían costeado el tratamiento. Pero esa fue la vez que estuvo más cerca Leo Messi del Real Madrid. Años más tarde, Florentino Pérez no dudo en absoluto hacerle una oferta al jugador para que éste fichara por el conjunto blanco. Sin embargo, Messi ya estaba suficientemente ligado al FC Barcelona como para dar la negativa. Puede ser fortuna o puede que el destino no sonriera al Real Madrid. Lo cierto es que Messi estuvo a nada de ser parte del madridismo, sin embargo, a día de hoy, siente como nadie los colores de la elástica blaugrana.