En ya poco menos de una semana, el mercado volverá a abrir sus puertas. Desde el 1 de enero, y durante el plazo de un mes, los clubes europeos de las principales ligas podrán reforzar nuevamente sus plantillas y dar salida a aquellos jugadores que, por unos motivos u otros, no terminan de encajar en los planes de futuro.

Al igual que el resto de grandes equipos europeos, el Real Madrid también podría dar un significativo lavado de cara a su escuadra. Según relata hoy Mundo Deportivo, los blancos podrían dar la bienvenida a, al menos, un par de futbolistas con los que ya mantiene evidentes negociaciones desde hace varios meses: el mediocentro argentino Exequiel Palacios (River Plate) y el mediapunta Brahim Díaz (Manchester City). Con ambos, el combinado merengue reforzaría su apuesta por la juventud y el talento.

Quien, por el contrario, se ha quedado sin apenas opciones de aterrizar en la Casa Blanca es Mario Hermoso (Espanyol). Aunque su regreso a la capital de España se llegó a dar por cerrado, tanto su desafortunada lesión como las buenas prestaciones del joven canterano Javi Sánchez han terminado por enfriar la operación.

En cuanto a la salidas, el diario prevé que sean dos los jugadores que puedan cambiar de aires, el costarricense Keylor Navas y el malagueño Isco. El primero, que ha quedado relegado a un discretísimo segundo plano tras la llegada de Santiago Solari, cuenta con ofertas de Arsenal y Nápoles; mientras que el segundo, que no cuenta ni con el respaldo del técnico ni de la grada, podría valorar las propuestas que le han hecho llegar Juventus, Manchester City o Chelsea.