Como la Real Sociedad se llevará 24 M€ por Antoine Griezmann, al Atlético de Madrid le quedarán este verano 96 M€ de los 120 M€ en los que está tasada su salida del cuadro rojiblanco. Una gran suma de dinero que debe ayudar a reconstruir un equipo que estará plagado de bajas en las próximas semanas.

Precisamente dar con un recambio de garantías para el delantero es uno de los grandes quebraderos de cabeza que deberá afrontar el combinado colchonero. Una gran inversión que deberá realizarse en uno o varios jugadores, y que por ahora provoca que aparezcan muchos objetivos en su agenda.

El último de ellos, como bien explica el diario Marca, es nada menos que Joao Felix, la nueva estrella portuguesa que esta temporada ha deslumbrado en el Benfica. A sus 19 años suma ya 17 goles en 34 partidos y es un versátil y menudo atacante capaz de desenvolverse en varias demarcaciones dentro del frente ofensivo.

Las águilas lo tienen bien blindado con 120 M€ de cláusula de rescisión, aunque un contrato no muy alto de 2,5 M€ que los madrileños podrían mejorar. Jorge Mendes podría ser clave en la operación y ahora el dilema en el club es si afrontar un gran gasto como este en un jugador aún por pulir, así como intentar una posible rebaja en su precio.