«Podría decir tantas cosas... algunas me las tengo que callar. Lo de Thomas me pone muy contento por él. Son muchos años trabajando con jugadores de la cantera que si llegasen de fuera, de Italia, Inglaterra… se hablaría sería un jugador extraordinario, pero como es de la cantera simplemente es Thomas. No lo valoramos así, tiene unas condiciones enormes y está en pleno crecimiento. Son muchos años trabajando y queremos que no se detenga, el fútbol es el partido siguiente. Hoy hizo un gran partido».

Tras su soberbia actuación ante el Lokomotiv de Moscú, en la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions League, el técnico del Atlético de Madrid, Diego Simeone, dejó bien claro lo que actualmente significa para el equipo la presencia de Thomas Partey. El ghanés, que ya venía ofreciendo un buen rendimiento en estos últimos años, ha dado un paso al frente tras la marcha de Rodri Hernández y se ha erigido en el faro que marca el rumbo de la escuadra.

Los directivos del cuadro rojiblanco son plenamente conscientes de ello y, por eso, no resulta apenas extraño que, tal y como cuenta hoy el diario As, hayan decidido impulsar las negociaciones para ampliar y, sobre todo, blindar su contrato. En la actualidad, el jugador cuenta con una cláusula de rescisión de 50 M€, cantidad que se antoja muy asequible para los tiempos que corren.

Lógicamente, el gran objetivo de los colchoneros es incrementar esa cifra por encima de los 100 M€. Para ello, ofrecerán al mediocentro un nuevo compromiso que se extenderá más allá de 2023 y que disparará su sueldo por encima de los cerca de 10 M€ que percibe actualmente. Retener a Thomas es, por tanto, una prioridad.