El Real Madrid recobra las buenas sensaciones. Después de que la derrota ante el Real Mallorca (1-0) pusiera en la picota a Zinedine Zidane e incluso se apuntara a una posible destitución –y consiguiente llegada de José Mourinho al banquillo- en caso de derrota en Estambul ante el Galatasaray, el choque ante los turcos supuso el inicio de una notable mutación de la escuadra merengue.

El equipo de Chamartín acumula cinco partidos sin perder en los que ha logrado cuatro victorias (el propio Galatasaray por partida doble, Leganés y Eibar) y un empate (Real Betis). Además, en estos cinco envites el Real Madrid ha recuperado la frescura de cara a puerta anotando nada menos que 16 tantos. Pero si hay un dato significativo es la solidez defensiva exhibida por los de Zinedine Zidane.

Portería a cero

Y es que en ninguno de los cinco partidos Thibaut Courtois ha tenido que sacar el balón de dentro de su portería. De este modo, ya son 533 los minutos en los que el belga no ha recibido tanto alguno, de tal modo que le faltan únicamente dos para superar la marca de un Keylor Navas que estuvo sin recibir un tanto entre la recta final de la temporada 2014-2015 y el inicio de la siguiente.

Con once disparos a puerta parados en estos cinco choques, el guardameta merengue Courtois ya señaló el pasado fin de semana que «No es solo trabajo del portero, hay que defender juntos y atacar juntos. Si hacemos eso bien llegaremos lejos», añadiendo además que «Yo sé lo que valgo, siempre se espera que un portero de mi nivel pare lo imparable. Tarde o temprano sale el sol». No cabe duda que la base de los éxitos que pueda lograr el Real Madrid durante este curso dependerá en gran medida de la seguridad que muestren tanto el propio arquero como su defensa.