Con 2 goles en 11 partidos disputados ya para el FC Barcelona, a sus apenas 17 años Ansu Fati es la gran esperanza de futuro de la entidad catalana. Un jugador ya en dinámica del primer equipo, que ha asombrado por su edad, y a quien comienza a guiar Rodrigo Messi en sus primeros pasos como jugador.

El hermano del actual capitán culé ha sido además el encargado de negociar el que será, cuando se firme oficialmente, su primer gran contrato profesional. Que lo blindará en el cuadro culé ante posibles pretendientes que traten de arrebatarlo.

El joven jugador, nacionalizado además español recientemente, tenía 100 M€ de cláusula de rescisión, que podría doblarse. Aunque no se ha especificado todavía el montante que tendrá su nuevo precio, pero sí que tratará de alejarlo de potenciales pretendientes.

El joven atacante verá también aumentado su salario y previsiblemente tendrá más protagonismo en las siguientes semanas tras la lesión de Ousmane Dembélé.