El FC Barcelona lleva tiempo pendiente de la rodilla de Samuel Umtiti, que ha tomado en los últimos días la determinación de apostar por un tratamiento conservador a fin de evitar el quirófano. Pero en el club no se fían y tampoco de las continuas recaídas que sufre Thomas Vermaelen.

Así que Ernesto Valverde, viendo que lleva casi toda la temporada con una única pareja de centrales que son Piqué y Clément Lenglet, y en previsión de que se acerca un mes de enero cargado si el equipo va superando rondas en Copa del Rey como en los años precedentes, ha tomado la decisión de un central.

Apoyado además en el club, que la decisión la ven bien en todos los estamentos de la entidad, de forma que ya hay una determinación tomada. Y es la de acudir al mercado de invierno para hacerse con los servicios de un zaguero, preferiblemente uno joven y con proyección, aunque suponga tener menos posibilidades de fichar después a Matthijs De Ligt.

Andreas Christensen (Chelsea) y Jorge Meré (Colonia) son los nombres de los que habla hoy el diario Sport, defensas de ese perfil que tendrían opciones de integrarse en el equipo azulgrana siempre y cuando las negociaciones vayan por buen camino.