Marco Verratti se ha convertido en el gran anhelo del FC Barcelona de cara al curso 2017-2018. Los azulgranas desean dar un nuevo impulso a su parcela ancha y consideran que, por su atractiva mezcla de talento y capacidad combativa, el italiano es, sin duda, el candidato idóneo.

Eso sí, la directiva del cuadro culé entiende también que su fichaje resulta muy complicado. Aunque el futbolista está poniendo todo de su parte para provocar el desembarco, lo cierto es que su club, el París Saint-Germain, se mantiene firme en su postura de retener al centrocampista hasta las últimas consecuencias.

Por ese motivo, y según relata hoy Mundo Deportivo, la secretaría técnica sigue manteniendo en su cartera a otro par de mediocentros que, a su juicio, podrían desarrollar una labor similar: el marfileño Jean Michaël Seri (Niza, 25 años) y el bosnio Miralem Pjanic (Juventus, 27).

Del primero ya se viene hablando largo y tendido desde hace semanas, pero lo cierto es que el segundo ha repuntado nuevamente en la agenda por el hecho de que a lo largo del último curso ha mejorado sus prestaciones defensivas y se ha transformado en un centrocampista muy completo con capacidad para participar en la creación de juego, pisar el área rival y echar una mano en las labores de recuperación. Eso sí, justo por eso, lograr su salida de la vecchia signora se antoja también una labor sumamente complicada.