Antoine Griezmann cuajó el pasado sábado en Ipurua uno de sus mejores encuentros con la elástica del FC Barcelona. El francés fue el mejor del tridente ofensivo del plantel encabezado por Ernesto Valverde en el triunfo contra el Eibar, una cuestión más que interesante al jugar al lado de Lionel Messi y Luis Suárez. No obstante, la noticia del día acerca del francés tiene que ver con su traspaso desde el Atlético de Madrid.

Según apunta El Mundo, Atleti y Barça han alcanzado un acuerdo acerca de las consecuencias que podría haber acarreado un culebrón que, en realidad, arrancó a comienzos del año 2018. Siguiendo con lo publicado por el citado medio, rojiblancos y culés han llegado a una tregua de la siguiente manera: la entidad del Camp Nou abonará 15 M€ por el fichaje del galo, mientras que se guardará un derecho de tanteo sobre José María Giménez y Saúl Ñíguez.

No es novedad indicar el interés del club presidido por Josep Maria Bartomeu por Saúl, especialmente con motivo de su polivalencia. Se desenvuelve como pez en el agua en el centro del campo, pero también ha demostrado ser más que fiable en el lateral zurdo (en el Rayo Vallecano cumplió con creces como central). ¿Acometerá el Barça el movimiento en próximos periodos de traspasos por el internacional español?

Por su parte, Giménez está llamado a ser el heredero de Diego Godín tanto en el Atlético de Madrid como en la Selección de Uruguay. Con la marcha de su compatriota charrúa al Inter de Milán, es el líder en la retaguardia para Diego Pablo Simeone. ¿Valorarían los culés en el futuro la incorporación del central al Camp Nou? Por su parte, Griezmann puede respirar tranquilo, junto con el añadido de estar en la lista de 30 nominados para el Balón de Oro.