«Acabamos de ganar y no es momento de hablar sobre si me iré con Frenkie de Jong. Tengo que analizar las cosas este verano y ya veremos qué pasa». Ayer mismo, tras adjudicarse el título de la Eredivisie con el Ajax de Ámsterdam, el zaguero Matthijs de Ligt reconoció que aún no ha decidido en qué club militará el curso que viene.

En principio, el FC Barcelona parece el favorito para hacerse con sus servicios, pero lo cierto es que otros clubes de la talla de París Saint-Germain, Bayern Múnich o Juventus siguen pujando con fuerza y aún cuentan con opciones reales de hacerse con sus servicios.

De hecho, una información que acaba de publicar el diario Sport señala que, precisamente, la fuerza que vienen haciendo estos conjuntos podría terminar alejando al futbolista del Camp Nou. Al parecer, en las últimas reuniones mantenidas con el entorno, el agente del jugador, el controvertido Mino Raiola, se ha apoyado en las suculentas ofertas que ha recibido de dichos equipos para exigir un salario más elevado. «El club blaugrana no consiguió firmar un preacuerdo en abril y el entorno de De Ligt considera que esas cifras ya no eran válidas ante las nuevas ofertas de Bayern, Juventus y PSG», explica.

Consciente de que no puede en ningún caso colmar esas exigencias, la entidad culé ha tomado la decisión de pasar la pelota al futbolista y dejar en sus manos la posibilidad de aterrizar en el Camp Nou. Si, como parece, desea seguir jugando junto a De Jong y compartir vestuario como Messi, el jugador deberá aceptar las condiciones económicas ya ofrecidas, de lo contrario, tendrá que decantarse por otro club. «El objetivo de fichar a De Ligt es claro y prioritario, pero todo tiene un límite y esperan una respuesta del futbolista holandés (...) En el Barça creen que la decisión final se dará en un plazo máximo de diez días», concluye el rotativo.