El plan para reclutar a Philippe Coutinho ya está trazado. La directiva del FC Barcelona ha señalado al brasileño como su gran objetivo de cara al mercado invernal y ya ha diseñado una línea de actuación que espera concluya con el desembarco de un futbolista al que se considera idóneo para heredar el puesto que actualmente corresponde al manchego Andrés Iniesta.

Según cuenta Mundo Deportivo, será a finales del presente mes de noviembre cuando varios representantes de la entidad catalana viajen hasta las islas para mantener una reunión con los dirigentes del Liverpool en la que «solicitarán oficialmente la venta del jugador franquicia del club red». Con este movimiento, los azulgranas intentarán confirmar si es realmente viable su fichaje para así poder gestionarlo con tiempo y lograr que el futbolista desembarque en el Camp Nou en el arranque del mercado invernal y pueda estar ya disponible para los numerosos partidos de Liga y Copa del Rey (no podrá disputar la Champions League) que se sucederán en el mes de enero.

Si los reds se muestran proclives a negociar, el Barça presentará una primera oferta de 80 M€ fijos más otros 30 M€ en variables, cifras que podrían incluso incrementarse si la entidad inglesa se resiste a dar su brazo a torcer. Eso sí, tal y como ya quedó claro en verano, la entidad tampoco hará ninguna locura para contratarle. «El Liverpool nos pidió 200 millones de euros por el fichaje de Coutinho. Una barbaridad... Por ello decidimos retirarnos de las negociaciones», reconoció el pasado mes de septiembre uno de los integrantes de la directiva, Albert Soler.

Lógicamente, en todo este proceso, el jugador ejercerá su papel y presionará lo necesario. Phil ya le ha dejado claro al Liverpool que no valora otra opción de futuro que no sea la de recalar en el Camp Nou y que espera que cumplan la promesa que ya le hicieron el pasado verano: «que en invierno escucharían con cariño una hipotética oferta azulgrana dado que en verano habían desdeñado la petición oficial del jugador para salir».