El FC Barcelona dio una imagen bastante pobre en la derrota del pasado sábado en el feudo del Levante, una tónica que comienza a ser habitual cuando las tropas de Ernesto Valverde tienen que jugar lejos del Camp Nou. Los culés pueden darse por satisfechos, dentro de lo que cabe, ya que el Atlético empató en Nervión con el Sevilla, mientras que el Real Madrid firmó tablas con el Real Betis en el Santiago Bernabéu.

Por tanto, el Granada de Diego Martínez podría acabar la jornada en lo más alto de la clasificación de LaLiga Santander, suponiendo que sea capaz de noquear delante de su fiel hinchada a la Real Sociedad. No obstante, es interesante analizar la tendencia del Barça a domicilio a través de uno de los mejores integrantes de su plantel: Sergio Busquets, quien está siendo dosificado en el tramo inicial de la campaña.

Dejando a un lado el rol al que se ha visto relegado Ivan Rakitić, condenado de manera incomprensible e injustificada al ostracismo, ’Busi’ ha sido suplente en 3 compromisos del campeonato doméstico 2019-2020. 3 duelos que se han saldado con derrota fuera de casa para el plantel azulgrana, siendo Athletic de Bilbao, Granada y la escuadra de Orriols los encargados de tumbar sobre la lona a los de Valverde.

Causa, efecto. Si Busquets no es titular en LaLiga, da la sensación que la medular culé se descompone y se parte por completo, a lo que se debe añadir también la preocupación de un Valverde que amontona a jugadores en la parcela ofensiva, pero carece de ideas o recursos para surtir a los mismos de ocasiones claras para batir a su rival. ¿Volverá a ser el ’5’ el timón en la medular?