La falta de un recambio para Jordi Alba o la ausencia de un lateral diestro de plenas garantías que pueda liberar a Sergi Roberto son, sin duda, dos de los asuntos que más dolores de cabeza vienen dando a la directiva del FC Barcelona durante las últimas temporadas.

Aunque la solución podría pasar por el fichaje de especialistas de renombre, la secretaría técnica cree que el cuadro catalán puede evitarse el evidente gasto que conllevaría esta maniobra si apuesta de forma decisiva por, según relata Mundo Deportivo, dos jugadores que actualmente militan en el filial, el carrilero diestro senegalés Moussa Wagué (20 años) y el zurdo español Juan Miranda (18).

Tanto Eric Abidal, secretario técnico, como Pep Segura, mánager general deportivo, consideran que ambos futbolistas están progresando de forma adecuada y que es una simple cuestión de tiempo que alcancen el nivel idóneo para poder competir en la élite sin problemas. Además, de esta forma, la entidad podría reservar dinero para abordar fichajes tan costosos como los de Mathijjs de Ligt o Frenkie de Jong.

Para dar mayor empaque a su información y refrendar su postura, el citado diario añade que el Barça ha negado los rumores que durante las últimas horas hablaban de la existencia de un preacuerdo con Mathías Laborda, joven lateral diestro (19 años) que milita en las filas de Nacional. «Fuentes del Barça consultadas por MD negaron este extremo aunque admitieron que le han estado siguiendo en algunas ocasiones. Hoy por hoy no consta que pueda llegar al Camp Nou», asegura.