Ayer el FC Barcelona se dejaba tres puntos en casa del Levante, en un partido en el que Jordi Alba era suplente tras haber arrastrado molestias desde el pasado martes. Sorprendentemente se quedaba fuera de la convocatoria Junior Firpo, fichado el pasado verano para estas situaciones.

Nelson Semedo volvía al once en banda izquierda, y aunque en defensa ayudó a corregir errores, cuando ganaba línea de fondo para atacar se le acababan las ideas. El portugués es un jugador de altibajos y si tiene que jugar a banda cambiada todo es más complicado.

El internacional español no tuvo minutos por las lesiones y exigencias del partido, mientras el naufragio colectivo era general. Y mientras tanto en la grada estaba uno de los fichajes del verano, que si bien es cierto que cometió un importante error en Granada, lo enmendó después con una buena actuación en Getafe, gol incluido.

El ex del Real Betis se lesionaba después y no ha vuelto al once. Acumula 4 participaciones hasta la fecha (1 gol) pero no parece convencer a Ernesto Valverde. Igual que Moussa Wagué. Los laterales son un punto débil del equipo y las opciones para suplirlos no convencen tampoco…