Pudieron perfectamente haber vestido los colores del eterno rival en los dos últimos veranos, pero se decantaron finalmente por el otro conjunto. Los tres brillaban en diferentes equipos de la Liga y por eso Real Madrid y FC Barcelona los querían. Sin embargo, las cosas no les fueron como esperaban.

En 2016, por medio de una operación relámpago, la entidad catalana se hacía con los servicios de André Gomes, un suplente de lujo para Luis Enrique. El portugués fue empleado en diversas posiciones por el entrenador asturiano, pero no llegó a convencer en ninguna de ellas. Sus aportaciones positivas se cuentan con los dedos de una mano (47 partidos, 3 goles), en una campaña que además fue mala para los intereses del cuadro culé.

Ahora el luso podría cambiar de aires en este mercado invernal, dejando algo de dinero en las arcas pero seguramente mucho menos de lo pagado al Valencia por él. Y curiosamente está sucediendo algo similar con los dos jugadores que el Real Madrid arrebatara a la escuadra catalana el pasado verano: Dani Ceballos y Théo Hernández.

El centrocampista ha participado en 14 partidos, anotando 2 goles que fueron vitales ante el Deportivo Alavés en Liga. El lateral francés, por su parte, ha participado en 12 compromisos hasta la fecha, pero ninguno de los dos brilla como la temporada pasada lo hicieran en sus anteriores clubes.