Notable cambio de rumbo el que pretende dar el FC Barcelona en la segunda mitad de temporada. Pese a ser líder en la clasificación de Liga y estar en octavos de final de Champions League después de una fase de grupos solvente, el conjunto de la ciudad condal decidió apostar por la destitución de Ernesto Valverde y cerrar la incorporación para su banquillo de Quique Setién después de la derrota en semifinales de Supercopa de España a manos del Atlético de Madrid.

La llegada del técnico cántabro –que firma por lo que resta de temporada y dos más- supone el punto de partida a una nueva etapa en la que además de cosechar buenos resultados el objetivo del cuadro azulgrana será el de mejorar el juego desplegado e intentar, en la medida de lo posible, regresar a los orígenes.

El cambio de entrenador supone también un giro en la forma de interpretar el mercado de fichajes en el seno del club. Esto es al menos lo que señala la información de la cadena Cope, fuente según la cual el FC Barcelona valora la posibilidad de sumar un nuevo delantero en sus filas, algo que parecía descartado hace apenas unos días.

La lesión de Luis Suárez que provocará su paso por el quirófano dejará al internacional uruguayo fuera de los terrenos de juego durante los próximos cuatro meses. En esa tesitura, pese a que se espera el regreso de Ousmane Dembélé y también cuenta en sus filas con otras piezas de primer nivel como Antoine Griezmann, Carles Pérez o Ansu Fati, no cierra la puerta a la posibilidad de apuntalar su zona ofensiva. Asunto a seguir.