El FC Barcelona sigue vivo en las tres competiciones gracias a la remontada ante el PSG de hace ya algunos días. Pero todavía queda el tramo decisivo de la campaña y la escuadra catalana lo tendrá realmente complicado, especialmente en Liga, donde el Real Madrid tiene además un partido menos.

Hace una semana el cuadro culé naufragaba en Riazor, en un encuentro que muchos vieron como una resaca de lo sucedido en Liga de Campeones. Aunque una vez más quedó en evidencia que los suplentes de Luis Enrique no terminan de rendir como se esperaba de ellos.

André Gomes, Arda Turan, Denis Suárez y Paco Alcácer no pudieron cambiar la imagen de un equipo al que le pesaron las bajas de Rafinha y sobre todo de Neymar para abrir las bandas. De hecho, los anteriormente citados junto con Lucas Digne, apenas han aportado cosas que pudieran hacer a su entrenador pensarse si debían ser titulares.

Solamente Samuel Umtiti ha aprovechado sus oportunidades y llama a la puerta de la titularidad con argumentos razonables. Porque Jasper Cillessen ha jugado casi exclusivamente en Copa del Rey y ha aportado muchas intervenciones notables para meter a su equipo en la final, si bien está lejos de poder desbancar a Ter Stegen.

Por tanto, ahora que el calendario será mucho más exigente cada vez, el entrenador asturiano va a tener cada vez menos opciones para hacer rotaciones, sabiendo que sus reservas poco más pueden aportar a lo ya existente. Quizás solamente Rafinha, a quien de momento consideramos suplente teórico, está cumpliendo últimamente, aunque tampoco con grandes alardes.