Mientras vemos hoy que los jugadores del Ajax de Amsterdam han llegado a Barcelona para celebrar estos días el doblete conseguido en la plantilla este curso; la estancia en la ciudad condal de Frenkie De Jong (antes de su presentación) y Matthijs De Ligt genera muchas expectativas.

El FC Barcelona quiere reunirlos a ambos la temporada que viene y cuenta ya con el mediocentro, porque el fichaje del central todavía se resiste. Su voluntad parece ser la de vestir de azulgrana, pero como bien cuenta Mundo Deportivo hoy el muro que impide su llegada se mantiene.

Y ese no es otro que el representante del defensa, Mino Raiola, que consciente del interés de otras escuadras como PSG, Juventus de Turín o Bayern Múnich, presiona para sacar el máximo partido a su movimiento. De manera que fija su comisión entre 8 y 10 M€, cantidad a la que los catalanes no llegan.

Sus otros competidores sí, lo cual hace que la operación siga frenada, como veíamos estos días. La única baza de Josep Maria Bartomeu ahora mismo parece la disponibilidad del defensa a aterrizar en el equipo barcelonista.