El Real Madrid se convirtió en uno de los grandes protagonistas del pasado mercado estival. El cuadro de Chamartín no dudó en desembolsar una importante cantidad a fin de sumar una serie de incorporaciones con las que dotar de una mayor profundidad a la plantilla de la que dispondría a sus órdenes Zinedine Zidane. Sin embargo, después de varias semanas apuntándose en esta dirección, la previsible revolución que se iba a llevar a cabo por parte del entrenador francés no fue tal.

Tanto es así que, de todos los fichajes que se cerraron en verano únicamente Eden Hazard disfruta del estatus de titular indiscutible. Mientras tanto, otras de las adquisiciones como el bosnio Luka Jovic no están mostrando el nivel que se esperaba de ellos. A esta situación hay que unir el bajo nivel de algunos de los jugadores que no hicieron las maletas (uno de los más significativos es el de Isco Alarcón) y la falta de piezas en la medular.

Pese a que en Liga se había venido capeando el temporal de la mejor forma posible hasta la fecha y el equipo era líder en la tabla, la derrota ante el Real Mallorca el pasado sábado deja bien a las claras una situación que ya se atisbaba en Liga de Campeones. Y es que es indudable que el equipo necesita de un estímulo para afrontar el futuro. Y hacerlo con garantías.

Cambios necesarios

Desde algunos sectores ya se apunta a la salida de un Zinedine Zidane que verá como su equipo se juega el futuro en la máxima competición continental frente al Galatasaray mañana. Pocos dudan que una derrota podría ser clave en lo que al técnico respecta. Con José Mourinho y Massimiliano Allegri en el punto de mira, la situación podría dar un vuelco en la próximas fechas.

De cualquier modo, y pese a que la labor del entrenador galo ha estado lejos de ser la que hubiera cabido esperar y los resultados están lejos de los cosechados en su anterior etapa al frente, no cabe duda que el Real Madrid también necesita de otros cambios. Y una pasa por el próximo mes de enero con la llegada de nuevos futbolistas que den un salto de calidad. Pese a que desde las altas esferas del club son tendentes a no apostar por soluciones invernales para apuntalar el equipo y las opciones que hay en el mercado deben ser estudiadas con atención, no cabe duda que debe “agitar el árbol” a fin de despertar a una plantilla que parece dormida desde hace demasiado tiempo.

Entre los nombres propios a seguir, los que todo el mundo sabe. Desde Christian Eriksen (cuya salida del Tottenham se presenta como una increíble oportunidad de mercado) hasta Bruno Fernandes, pasando por otros como el holandés Donny van de Beek. A la espera de lo que suceda con el banquillo en las próximas semanas, no cabe duda que espera un mes de enero movido en las oficinas del club.