El 20 de mayo concluirá la temporada en la Primera División en Española. Hasta entonces, 10 jornadas por disputarse que hacen un equivalente de 30 puntos aún en juego en donde el Valencia deberá asegurar al menos la mitad de los mismos para certificar su plaza, actualmente en 4º lugar, que da acceso a la UEFA Champions League la próxima campaña.

Con 11 puntos de diferencia sobre el Sevilla, el 5º clasificado, la situación es muy prometedora para el conjunto valencianista que además pasa por estar en una gran estado de forma. Su victoria en el Ramón Sánchez Pizjuán, ante el rival más directo por el puesto, prolongó una racha de 6 encuentros sin conocer la derrota, habiendo sumando los tres puntos en 5 de ellos. De vuelta a las mejores sensaciones del bloque, los jugadores se han contagiado de la misma y están ofreciendo un gran desempeño tras pasar la cuesta de enero, destacando la figura de futbolistas como Neto, Kondogbia, Rodrigo Moreno o Santi Mina, este último actualmente lesionado.

Con el objetivo ligeramente encarrilado, El Desmarque señala el reto personal que se le presenta a Marcelino García Toral en el frente, donde la mejor marca del club en Liga, obra de Rafa Benítez y Nuno Espírito Santo, está fijada en la consecución de 77 puntos. Para lograr esto, el Valencia debería sumar 21 puntos de aquí al término de temporada, puesto que en este momento cuenta con 56 en el casillero. Un objetivo difícil pero posible, con las visitas a Camp Nou, Balaídos, La Cerámica y Montilivi como principales obstáculos para conseguirlo.

Una gestión impecable

El técnico está disipando muchas de las dudas e incluso críticas lanzadas sobre su persona de su etapa en Villarreal. Al asturiano se le acusó de que el equipo pegaba un sentido bajón en la vuelta del calendario que trastocaba las aspiraciones del equipo tanto en competición doméstica como europeas. Dicho efecto en el rendimiento solo tuvo repercusión durante el mes de enero, donde la plantilla sí se resintió, afectado con las múltiples lesiones que mermaron su capacidad, algo que ya ha demostrado haber superado.

La diferencia respecto a la ida del campeonato solo se cifra en 2 puntos (18 pts vs 16 pts en 8 jornadas), teniendo entonces como ventaja el factor sorpresa y la novedad de su juego como principal arma en ese tercio inicial de la temporada, donde los jugadores también contaban con una carga inferior de minutos en sus piernas. Ahora, el Valencia se encuentra en una trayectoria ascendente que tratará de continuar en el choque frente al Alavés en Mestalla y que podría ser un paso más para que Marcelino acorte distancia a la historia del club.