Renovar la portería. Ése es uno de los grandes objetivos que se ha marcado el Real Madrid de cara al curso que viene. Aunque el técnico del primer equipo, el galo Zinedine Zidane, se ha mostrado siempre muy conforme con el rendimiento de Keylor Navas (30 años) y Kiko Casilla (31), la directiva entiende que ha llegado el momento de reclutar a un arquero mucho más joven que pueda garantizar la buena salud de la portería durante un largo periodo de tiempo.

En los últimos años, esta vacante parecía destinada a metas como David de Gea o Thibaut Courtois, pero lo cierto es que, a día de hoy, el principal candidato no es otro Kepa Arrizabalaga. El arquero vasco ha ofrecido un sensacional rendimiento desde que aterrizó en la primera plantilla del Athletic Club y la entidad blanca cree que tanto por sus evidentes cualidades como por su edad (23 años) encajaría como un guante en el perfil demandado.

Consciente de que su contrato con el combinado rojiblanco acaba este mismo verano, la directiva merengue ya se ha puesto en contacto con el jugador y su entorno para comunicarles su deseo de incorporarle al nuevo proyecto. Aunque no descarta cambiar de aires, lo cierto es que el de Ondarroa sigue priorizando su renovación con el conjunto bilbaíno y sólo analizará otras propuestas si finalmente no logra alcanzar un acuerdo con la directiva comandada por Josu Urrutia. Según cuenta OK Diario, el Athletic quiere colocarle una cláusula de rescisión de nada menos que 80 M€, pero el futbolista prefiere que ésta no pase de 60 M€.

En Concha Espina esperan acontecimientos. Si Kepa no renueva, se lanzarán a por él a tumba abierta, pero aunque lo haga, el club madridista valorará seriamente la posibilidad de abonar su cláusula de rescisión, ya que tal y como también ha contado Marca, Zinedine Zidane ya ha dado el ok a su contratación.