En un breve espacio de tiempo, la directiva del Valencia completará el fichaje de Maxi Gómez (Celta de Vigo) y podrá acometer otras operaciones que se ha visto obligada a pausar por la enorme atención que requerían las negociaciones para incorporar al delantero uruguayo.

Entre esas maniobras que habían quedado en un segundo plano figuran las relativas a la incorporación de un nuevo mediocentro que pueda ejercer como recambio de Dani Parejo. El de Coslada se vio obligado a acumular demasiados minutos el pasado curso, y la entidad desea contar con un nuevo mediocentro que pueda echarle una mano y facilitar su rotación.

Según cuenta Plaza Deportiva, el gran anhelo de Marcelino García sigue siendo Rafinha Alcántara. Antes de paralizar las negociaciones, los che habían instado al FC Barcelona a rebajar los 15 M€ exigidos y será justo esa discusión, la relativa a su precio, la que marque la reapertura de las conversaciones. Asimismo, los de la capital del Turia insistirán en su deseo de incluir una cláusula médica que condicione el precio final del traspaso al rendimiento físico de un jugador que ha sufrido diversas lesiones en los últimos años,

Ya que la operación tiene muchas aristas, el Valencia mantiene apuntado en su agenda el nombre de otro centrocampista que podría desempeñar el citado rol con garantías, el belga Denis Praet. Eso sí, su precio es, a día de hoy, superior al de Rafinha, ya que la Sampdoria exige al menos 20 M€ por su pupilo.