Después de fichar a Kaká, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema, entre otros, los ojos de los todos los aficionados merengues se habían posado en el extremo francés Franck Ribery, futbolista que ya había expresado su intención de desembarcar en las filas del Real Madrid de cara a la presente temporada, y el cual se convertiría en la guinda del pastel preparado por Florentino Pérez.

Sin embargo, no ha sido así, y pese a las reiteradas intentonas por parte del club de Concha Espina, finalmente no se ha podido certificar el traspaso del desequilibrante extremo francés, dadas las reiteradas negativas por parte del Bayern Múnich a desprenderse de su mayor figura junto al recién fichado Arjen Robben.

Pese a esto, no son todo malas noticias para los merengues. A este respecto, y según destaca el diario Marca, el club de Concha Espina ha dejado muy encauzado su fichaje para el próximo curso. Tal y como recoge dicha información, pese a que aún no hay nada firmado, merengues y bávaros han quedado en dialogar el próximo verano y todo apunta que el futbolista se convertirá en jugador del Real Madrid.