El crédito de Zinedine Zidane se agota. Tras el varapalo sufrido ante el Real Mallorca en el último compromiso de Liga (1-0), el preparador galo se ha quedado a solo una derrota de su posible destitución. Ésa es, al menos, la idea que hoy transmite El Mundo. Según este diario, si los blancos no son capaces de superar al Galatasaray en el choque de Champions League que se disputa mañana mismo, la directiva del Real Madrid se planteará seriamente su despido.

El rotativo va un paso más allá y asegura que la entidad ya baraja incluso el nombre de dos técnicos que podrían suceder al francés. La primera opción vuelve a ser un viejo conocido de la afición merengue, el portugués José Mourinho, y tras él comparece un preparador al que se ha vinculado con el club cada vez que ha resultado necesario localizar un nuevo líder para el banquillo, el italiano Massimiliano Allegri.

Además de por los malos resultados, los dirigentes también están preocupados por el pobre nivel físico del equipo, fruto de lo que consideran una mala planificación; la incapacidad de Zidane para sacar partido a los nuevos fichajes (Luka Jovic o Eden Hazard), y por sus dudosos criterios a la hora de confeccionar los onces y tomar las decisiones oportunas a lo largo de los partidos.

En cualquier caso, todo queda a expensas de lo que ocurra en Estambul. Si los de Concha Espina logran una victoria, Zizou recuperará margen para seguir trabajando; de lo contrario, su salida podría resultar inminente. Y es que, tras obtener apenas un punto en dos jornadas de la fase de grupos, otra derrota ante el cuadro turco dejaría al equipo con escasas opciones de acceder a la siguiente ronda.