Diego Costa no volverá hasta 2019 para jugar con un Atlético de Madrid que sin duda alguna echará de menos a quien es uno de sus referentes ofensivos. De hecho sus dos dianas el 15 de agosto dieron a los de Diego Simeone la Supercopa de Europa ante el Real Madrid, cuando firmó un partido soberbio.

El verano fue sin duda el momento en el que mejor forma estuvo, pues tampoco lo hizo mal en el Mundial con España, teniendo en cuenta la lamentable actuación general de todo el combinado nacional. Con sus goles sostuvo al equipo en los momentos malos, y jugó paradójicamente en Rusia sus mejores choques como internacional.

Había llegado al verano en gran momento de forma tras haberse incorporado en enero al club colchonero y después de varias lesiones que le impidieron coger ritmo hasta la primavera. Y cuando ya lo tenía y comenzaba la temporada como un tiro, nuevos percances se asomaron a su cuerpo. De forma que, contando que estará de baja este mes de diciembre, sumará más de 7 en total en los que ha estado lesionado de los 12 que tiene el año.

Esto supone que solamente lleve otros 2 goles más entre Liga y Liga de Campeones, en un total de 14 partidos en ambas competiciones. Diego Simeone sabe que lo importante se juega en primavera y es donde quiere tenerlo listo. Pero antes el goleador deberá sacudirse este mal fario que parece perseguirlo en este 2018.