Durante el último mercado estival, la directiva del FC Barcelona trató de reclutar a uno de los jugadores que resultaban del completo agrado del cuerpo técnico, el argentino Ángel di María. Aunque la entidad hizo todo lo posible por cerrar el acuerdo, su club, el París Saint-Germain, acabó rechazando la oferta de 30 M€ más variables presentada por los catalanes.

Convencer al cuadro galo habría sido el último paso de una operación que ya había recibido el visto bueno del atacante, quien, con toda lógica, había dicho sí a la posibilidad de ingresar nada menos que 10 M€ netos por temporada. Gracias a dicha cifra, el Fideo se habría convertido en el tercer jugador mejor pagado de la plantilla blaugrana, sólo por detrás de Leo Messi y Luis Suárez.

Para entender la verdadera dimensión de esta oferta basta con recordar que, tal y como cuenta el diario Marca, el recién llegado Ousmane Dembélé percibe un salario algo superior a los 6 M€ netos (unos 12 M€ brutos por curso, que, eso sí, podrían llegar hasta 20 en función de distintas variables).