Por todo el mundo es reconocida la inmensa labor de rastreo que ha llevado a cabo Monchi para el Sevilla en los últimos años y que ha sido una de las bases de los recientes éxitos del club hispalense. Y es que el director deportivo sevillista tiene la habilidad para ver el talento donde muchos no lo encuentran.

El último ejemplo lo estamos encontrando en Krychowiak, un mediocentro que hasta ahora había pasado casi desapercibido en Francia y por el que se está peleando media Europa. Pero también se ha especializado el directivo en dar con jóvenes perlas que después acaban triunfando en la escuadra andaluza.

Ahora, de acuerdo con diferentes medios como El Desmarque, el combinado de Nervión está siguiendo a dos joyas del Nacional de Madeira que tienen 18 años. El primero se llama Lucas Tigrao, un portugués con nacionalidad brasileña que actúa como central y según el citado medio recuerda mucho a Federico Fazio.

Después tenemos a Mahamed Kaba, lateral izquierdo guineano que también puede actuar como interior. En principio se los observa como posibles refuerzos del filial sevillista pero con vistas a que puedan alcanzar pronto el primer equipo.