Entre los más de 40.000 espectadores que ayer se dieron cita en San Siro para disfrutar del choque entre AC Milan y Lazio, el diario Tuttosport fue capaz de detectar la presencia de un ojeador del Sevilla. Según este medio, el espía andaluz se personó en las gradas del estadio lombardo con el firme objetivo de seguir a dos de los participantes en el duelo, el español Luis Alberto (27 años) y italiano Davide Calabria (22).

El interés sevillista en el atacante andaluz no resulta sorprendente, ya que a lo largo del último verano, su director deportivo, Monchi, ya hizo todo lo posible por repatriar al futbolista. Aunque por entonces hubo que descartar su contratación por las elevadas demandas del cuadro romano, la entidad parece decidida a volver a la carga en futuras ediciones del mercado. El actual contrato del versátil delantero se extiende hasta junio de 2022.

Más llamativa resulta la curiosidad por Calabria. El lateral diestro debutó con la primera plantilla rossonera en el curso 2014-2015, pero no fue hasta la pasada temporada cuando logró consolidarse en los onces iniciales. Tal vez, este seguimiento responde al deseo de la entidad española de ir localizando un recambio para el veterano Jesús Navas.

Por cierto, en el citado partido, Luis Alberto brilló con luz propia y resultó decisivo para que la Lazio obtuviese un importante triunfo a domicilio (1-2), Por su parte, y pese a la derrota, Calabria fue uno de los jugadores más eficaces y solventes de un AC Milan que vive un momento bastante delicado.