Aunque ha tardado más de lo que se esperaba, el Valencia ha logrado completar definitivamente el fichaje de Fabián Orellana, futbolista que se encontraba apartado de los planes del primer equipo del Celta de Vigo tras su enfrentamiento con el técnico argentino Eduardo Berizzo. Llega «cedido hasta final de temporada con compra el 30 de junio si se cumplen ciertos requisitos», según el club gallego.

El desembarco del chileno debe resultar una magnífica noticia para Voro, ya que si es capaz de controlar su temperamento y centrarse exclusivamente en su labor sobre el terreno de juego, el atacante puede dar un considerable impulso a una delantera ché que ha ofrecido un rendimiento bastante desigual en el arranque de la presente temporada.

Surgido del Audax Italiano de su país, el versátil mediapunta (puede jugar por ambos costados o en posiciones más centradas) pasó por Udinese, Xerez y Granada antes de consolidarse definitivamente en un cuadro gallego con el que ha logrado acumular 157 partidos de Liga (32 goles).

Orellana, de 31 años, viene a sumarse a Simone Zaza, ariete que se incorporó a la disciplina del cuadro valencianista el pasado día 15 y que ya ha tenido la oportunidad de acumular 36 minutos en los dos partidos oficiales que hasta la fecha ha podido disputar con su nuevo equipo.