En el comunicado que el Valencia emitía el pasado 28 de noviembre, el club ya anunciaba que en la reunión mantenida por la cúpula del organigrama del Valencia se había tratado no solo la planificación a corta plazo, sino también aquella pensando en la próxima temporada. Según Super Deporte, en esa lista de futuribles, el nombre de Aleix Vidal podría estar encima de la mesa.

El lateral del FC Barcelona es del gusto de Marcelino García Toral. Ya se valoró una incorporación en verano, puesto que no contaba con muchas oportunidades con Luis Enrique, y en la presente temporada, entre Semedo y Sergi Roberto, le está sucediendo algo similar con Ernesto Valverde, por lo que su salida de cara al mercado veraniego podría ir mucho más allá de la especulación. Las buenas relaciones que mantienen el cuadro azulgrana y el Valencia, podrían llevar a los clubes a acercar posturas y terminar vistiendo al catalán como nuevo jugador blanquinegro, más si cabe cuando en la plantilla actual se considera su posición un punto flaco, con un Martín Montoya que muestra carencias sobre el verde y con un Nacho Vidal que necesitaría experiencia para encajar con el técnico cántabro.

Otra idea en la que estaría trabajando el cuadro valencianista sería en el fichaje de Morgan Sanson, centrocampista del Olympique de Marsella de tan solo 23 años. El jugador tiene un gran mercado y es muy valorado por el equipo francés, por lo que se antojaría una operación complicada de acometer tanto en enero, ante el objetivo de sumar un centrocampista, como el próximo verano. Su contrato expira en 2021, por lo que esto no facilitaría una posible salida del Vélodrome.

Se sigue trabajando en Sandro Ramírez

A corto plazo, lo que está claro es que el Valencia sí quiere contar con Sandro Ramírez entre sus filas. Según El Desmarque, el delantero del Everton convence a todos en el club, donde tanto la secretaría técnica como Marcelino ven al jugador como el complemento ideal para su ofensiva en una operación que se trabaja a conciencia.

El ex del Málaga estaría encantado con la posibilidad de retornar a la liga española y contar con unos minutos que no le son ofrecidos en el cuadro de Liverpool, pero para que esto se lleve a cabo, su elevada ficha juega un papel crucial, puesto que el Valencia no está dispuesto a desembolsar la totalidad que percibe actualmente e, incluso en una hipotética opción de compra por el ariete, este debería rebajar sus pretensiones económicas. Esto será el punto clave para ver si, a partir de enero, Sandro Ramírez será un nuevo integrante del ataque valencianista.