Junio de 2013. José Mourinho acababa de abandonar el Real Madrid sin un gran título esa temporada. Carlo Ancelotti tomaba las riendas del cuadro blanco, mientras el FC Barcelona venía de ganar la Liga, pero cayó estrepitosamente en semifinales de Champions League ante el Bayern Múnich, lo que aceleró el fichaje de Neymar.

Cuando en brasileño ya estaba en el Camp Nou, el conjunto merengue se acercó al abogado de Lionel Messi, Iñigo Juárez por aquel entonces. Estaba dispuesto el combinado de Chamartín a desembolsar los 250 M€ que figuraban en su cláusula de rescisión. A finales de aquel verano acabó llegando Gareth Bale al Santiago Bernabéu.

Lo cuenta esta tarde Der Spiegel y El Mundo, medios de la EIC que han revelado esta sorprendente noticia. Algo que desde la escuadra madridista niegan: «esa información no se ajusta de ninguna manera a la realidad, es totalmente falsa». Además de prometerle un gran salario de 23 M€, el club de Florentino Pérez prometía presionar a Mariano Rajoy para solventar los problemas del delantero con Hacienda, que después sería condenado en los tribunales.

Estos mismos medios explican también que en 2016 el argentino pagó 12 M€ de impuestos atrasados para que no se abriera un segundo proceso penal. El fisco español consideró que una serie de pagos del FC Barcelona al padre de Messi por concepto de honorarios y a la fundación del jugador debían ser considerados como parte de su sueldo, aunque según los documentos de Football Leaks, el pago no se realizó con fondos propios de Messi sino con fondos del club.

Un gran contrato

Por otro lado, Football Leaks ha revelado los detalles del contrato del delantero. Recibe un ingreso fijo de 71 M€ brutos por temporada (incluido el 15% de sus derechos de imagen). Tiene un bonus de renovación de 63,5 M€ tras haber firmado en noviembre su contrato.Y además un bonus de lealtad por el que cobrará 70 M€ brutos si apura ese contrato firmado.

Además hay algunas variables que hacen que aumente su ficha, según las citadas revelaciones. Por ejemplo, si juega el 60% de los partidos del Barça en el año, gana 1,9 M€ adicionales. Si el Barça conquista la Champions, se embolsaría 12 M€ más.