Tan solo dos meses después y el futuro del central colombiano parece estar más lejos que cerca del equipo azulgrana. La situación en la que se sumergirán los culés, que ya miran al futuro, les obliga a estar dispuestos a realizar cambios en plantilla con el objetivo de contar con los mejores miembros disponibles, lo que podría incentivar la salida de Yerry Mina del club en los próximos meses.

A pesar de ser un reciente fichaje, incorporado en el mercado invernal, este no cuenta con la confianza de Ernesto Valverde y los datos en cuanto a disposición de minutos lo reflejan, con solo 97 acumulados en sus botas entre las tres competiciones oficiales. El jugador necesita sumar experiencia que le haga un hueco en el FC Barcelona a medio-largo plazo y, aunque se le consideraría hasta el momento una buena opción para el cuarto central, esta no sería la intención ni del jugador ni la ideal para el club, que lo incorporó esperando un resultado mayor de él.

La llegada de Arthur Melo para enero de 2019 puede significar un gran cambio en los planes con el colombiano. Según Sport, la falta de pasaportes comunitarios podría propiciar su salida al creer que Philippe Coutinho no cumplirá el plazo con las gestiones para obtener la nacionalidad portuguesa cuando el centrocampista brasileño de Gremio se incorpore a sus filas, lo que obligará a prescindir de un futbolista con ficha extranjera para hacerle hueco. El elegido para esto sería Yerry Mina, cuyo puesto es el más prescindible dentro de los futbolistas que componen el plantel.

De esta forma, y con el Mundial de Rusia por delante donde el defensa obtendrá un rol importante con la Selección de Colombia, se antoja un marco ideal para el verano, en el que se podría fraguar un préstamo del jugador con vista a obtener minutos en Europa. Según el medio, el FC Barcelona se movería en función a este objetivo buscando un central con el que completar la zaga para la próxima temporada.