Afronta ya Denis Suárez su segunda temporada en el FC Barcelona, equipo donde el curso pasado anotó 3 goles en 38 partidos. Ha igualado ya esa cifra de dianas en 16 encuentros en este ejercicio, en el que ha tenido bastante protagonismo durante las ausencias de Andrés Iniesta.

Pero, a diferencia de Paulinho que ha logrado por ahora hacerse con un hueco en el once titular, el ex del Villarreal no logra mantener la regularidad en sus actuaciones. De modo que ha combinado buenos encuentros con otros en los que se le ha visto mucho más apagado.

Y esto en una gran escuadra como es la azulgrana se suele pagar. De manera que, tras el fichaje de Philippe Coutinho, todo hace pensar que tendrá menos protagonismo en Liga de aquí al final del curso. Cierto es que la posibles salidas de Rafinha le dejaría más espacio, pero también lo tendrá complicado porque Ernesto Valverde parece contar por ahora más con André Gomes (el luso fue titular ante el Celta y el español no estuvo en la convocatoria).

Con el retorno de Ousmane Dembélé también consumado y una previsible vuelta al 4-3-3, el gallego puede quedar como el suplente habitual o el descarte en muchas convocatorias. Veremos lo que sucede cuando el flamante fichaje pueda debutar, pero parece que estos meses que se avecinan serán decisivos en el futuro de Denis…