Para cualquier equipo grande suele ser complicado dar salida a un jugador que se ha devaluado rápidamente y de quien todos saben que tiene el cartel de transferible. Especialmente si se quiere sacar una importante suma de dinero por él como es el caso.

Philippe Coutinho viene de firmar una temporada mediocre, con 11 goles en 53 equipos y la sensación de ser un jugador absolutamente intrascendente. Además se perderá la última gran cita del año que es la final de la Copa del Rey, y tiene a la afición en contra claramente.

Los 120 M€ fijos más 40 M€ en variables (ya se han abonado 15 M€) pagados por el FC Barcelona en enero de 2018, hacen que su marcha sea todavía más compleja. Porque o bien se pierde mucho dinero o todas las partes se verán forzadas a prorrogar una relación que no parece dar más de sí.

En las últimas su agente, Andrea Bertolucci, ha dejado en el aire su futuro, en declaraciones que recoge el diario As: «Es falso que Griezmann vaya a ser el sustituto de Philippe en el Barcelona. No sé el motivo por el que dicen eso. Lo desconozco y por eso no quiero hablar más, pero es falso».

El PSG, si no ficha a Antoine Griezmann y donde Neymar le abriría las puertas, o el Manchester United parecen los dos destinos más probables ahora mismo.