Con la Liga en el bolsillo, la final de la Copa del Rey en el horizonte a un mes vista, el FC Barcelona centrará ahora todos los esfuerzos en la Champions League. Los culés han alcanzado ya las semifinales del torneo tras superar al Manchester United y ahora se medirán al Liverpool de Jürgen Klopp.

Serán partidos exigentes porque los reds son uno de los mejores conjuntos de Europa y tienen un ataque realmente temible. De manera que Ernesto Valverde tendrá que plantear con cuidado esta eliminatoria que se juega en dos semanas, dosificando esfuerzos en los tres siguientes choques de Liga.

A menos que haya contratiempos, y cuando Ousmane Dembélé vuelva a recuperar el tono, parece que el once del Txingurri está claro. Aunque sí hay una incógnita que, como hemos visto este curso, no se ha despejado, ya que el preparador ha ido variando esta pieza en función del rival o las necesidades de su equipo.

Se trata por tanto del lateral diestro, donde Sergi Roberto y Nelson Semedo se han ido alternando los encuentros. De hecho hace pocos días vimos a ambos titulares en duelos trascendentales como el de Liga ante el Atlético de Madrid o los dos de la eliminatoria ante el Manchester United, que ambos se repartieron.

Una bendición para el entrenador, al poder disponer de varias piezas que además están rindiendo bien, y una duda que siempre puede inquietar al rival porque tienen características similares. El luso es más rápido y profundo en ataque, mientras el español da más seguridad en defensa posicional y mayor control de la pelota, así como una mejor salida de balón desde atrás.