La lesión de Thomas Vermaelen ha animado al FC Barcelona a plantearse la contratación de un nuevo zaguero. Aunque en su lista de preferencias figuran jugadores de toda clase y condición, el hecho de que siga pesando sobre el club una sanción que le impide realizar fichajes hasta enero de 2016 ha llevado a Luis Enrique a valorar otras alternativas.

Entre esas opciones figura la de apostar por algún futbolista del filial. De hecho, ayer mismo, en el choque de Copa del Rey ante el Huesca, el técnico asturiano concedió 27 minutos de juego a Edgar Ié, un joven central luso (20 años) que ha ya ha logrado asentarse como uno de los referentes defensivos del Barça B gracias a su poderío físico y su solvente manejo de balón.

Evidentemente, el partido no era el mejor para extraer conclusiones, ya que los azulgranas se medían a un rival modesto que poco tiene que ver con los que habitualmente compiten en Primera División o en la Champions League, pero el futbolista supo aprovechar la oportunidad para mostrar su notable elenco de virtudes.

Superada la primera prueba, está por ver si Lucho sigue confiando en el ex del Sporting de Portugal o prefiere que siga curtiéndose en el segundo equipo a las órdenes de Eusebio Sacristán.